viernes, 31 de marzo de 2017

RARO RARE

Muchos de vosotros recordaréis o habréis visitado alguna vez aquel mítico bar llamado Kyoto de la calle Barceló, al que era frecuente ir antes de entrar al ya desaparecido Pachá. Pues Kyoto también desapareció para dar paso al nuevo restaurante de Carlos Moreno Fontaneda, al que ha llamado Raro Rare. Un restaurante basado en curiosidades tanto decorativas como culinarias que no nos ha dejado indiferentes en ninguno de los dos sentidos, y nos referimos al sentido más positivo.


Las Queens conocíamos ya las anteriores aperturas gastronómicas de Fontaneda, Bar Galleta y El Perro y la Galleta, y nuestras experiencias habían sido contrapuestas, así que íbamos con cierta intriga a Raro Rare. Con carta diferente compuesta por propuestas exóticas atractivas, un ambiente muy agradable y un local no muy grande, pero lleno de detalles, la verdad es que nos conquistaron. 
 
El mobiliario compuesto por sillones color mostaza, sillas y mesas de madera, piedra vista, vigas de madera natural (al igual que los suelos), unos ventanales enormes y las variadas colecciones de cuellos, mariposas, corales y llaves, propiedad de la familia de Carlos Fontaneda, hacen que el entorno sea acogedor y encantador.


El servicio fue bueno, nos sirvieron rápidamente y nos guiaron muy bien por la carta. Es verdad que nos llamo la atención que el equipo estaba formado por gente de aspecto y trato peculiar, muy acorde desde luego con el restaurante.




Para daros mas detalles de la carta, os diremos que se compone de una parte extensa de lo que ahora llamamos raw, es decir, platos crudos y fríos, como sashimis, ceviches o usuzukuris. Continua con entrantes calientes, los principales compuestos por una variedad interesante de carnes y pescados y finalmente los raros, platos estrella del local. Cada plato tiene su correspondiente nombre "raruno" y original. MQs elegimos:
  • Meji meji: mejillón sweet chilli con cebolla sobre lima (fresco, sorprendente, nos encantó)
  • Tornegra: Tortilla de patata con chipirones y tinta de calamar (No fue lo que mas nos gustó pero estaba buena)
  • Curretuna: dados de atún crudo con curry verde, picante de verduras y arroz (muy rico)
  • Frogi: ancas de rana con mayo de cilantro y mojo rojo (uno de los raros, estaban sabrosas y tiernas)
  • Helados caseros: simplemente espectaculares. Se pueden pedir diferentes toppings, a cada cual mas apetecible para aumentar su exquisitez.
El precio medio por persona es de 40€ con vino.


EL VEREDICTO DE MAD QUEENS ES 7,5/10: Raro Rare es de esos restaurantes peculiares divertidos a los que apetece volver, porque ofrecen un un picoteo divertido de platos ricos. Nos recordó sutilmente su carta a algunos platos de Amazónico, quizá sea esta aire de otras tierras que ha llegado a Madrid. Insistimos en lo excepcionales que nos parecieron sus helados y el trato personalizado de su servicio en el entorno más adecuado. 

RARO RARE
C/ Barceló 5 (Malasaña)
28004 Madrid
Tel. 682050304

Fotos: Facebook de Raro Rare