viernes, 7 de abril de 2017

KAPPO



Si no conocéis todavía al chef Mario Payán, ha llegado la hora de hacerlo. Payán fue la mano derecha de Ricardo Sanz en el Kabuki original de Presidente Carmona, con él aprendió los secretos de una cocina japonesa purista y sin contaminar, como él mismo define, innovadora y sabrosa. Hace pocos meses Mario inauguró su propio proyecto en el barrio de Chamberí, sin apenas publicitarse ya está siendo uno de los restaurantes de los que hablan todos y hoy os queremos contar el punto de vista de las Queens.


El local es pequeño y está reformado con asepticismo, pero respetando la armonía, limpieza e equilibrio que suele reinar en un restaurante japonés. Tiene varios espacios, una barra cocina en directo, varias mesas y un semi-reservado con vistas al restaurante con capacidad para unas 6 personas, muy cómodo y agradable.


El servicio es muy amable y está pendiente de cada uno de los comensales que tiene asignado, pero es demasiado lento, o lo fue al menos el día que nosotras fuimos. Había ocasiones que entre plato y plato pasaban más de 20 minutos, lo que en un menú largo, hace que la cena se haga eterna. Nuestra primera visita fue a medio día, momento que os recomendamos más ara visitar el restaurante, la luz es muy agradable y si no tenéis prisa se disfruta más.


La carta no existe. El repertorio gastro se basa en dos opciones de menú, Mario (menú corto, que no es corto, sólo un poco más que la segunda opción) y Súper Mario (menú más largo), que se descubre a medida que van saliendo los platos, será al final de la secuencia cuando se entrega una especie de pergamino con todo lo degustado (si tenéis suerte, porque en una de nuestras visitas ni nos lo dieron). Hasta ese momento tanto los platos, así como el precio, serán sorpresa. MQs hemos estado en dos ocasiones  probando varios platos:
  • Aperitivo: Lechuga, miso y cacahuete / Mantequilla de té matcha (El comienzo fue bueno)
  • Sashimi: Tarantelo, mantequilla, caviar, algas / Descargamento de atún con salsa ponzu (muy buenos)
  • Caliente: Daikon Toshiba / Dumpling de tofu y pollo con ajo negro (los platos más flojos)
  • Grill: Tsukune de pintada, ume, pepino, sismo / Merluza con pil pil de miso (nos dejaron indiferentes)
  • Tempura: Calabaza, tenslanuyu de tamarindo (nos gustó)
  • Sushi: Omakase Mario (Bien)
  • Postre: Uva blanca, melocotón y macabeo (muy apropiado y ligero)
El precio es de 54€ el menú Mario y de 65€ el super Mario, precio sin bebidas incluidas. El precio medio ronda los 80€ persona con vino o cervezas. 


EL VEREDICTO DE MAD QUEENS: 5,5 Imaginamos que os sorprenderá la puntuación, tanto como a nosotras la experiencia en Kappo, al que creemos que fuimos con las expectativas demasiado altas. En una de nuestras visitas no nos explicaron cómo funcionaba el menú, de tal manera, que no solo no sabíamos lo que íbamos a pagar, sino que tampoco lo que íbamos a comer, ni en qué formato. Los platos algunos estaban muy buenos, pero otros nos dejaron completamente indiferentes, abusa quizá demasiado del toque de soplete para flambear. Si a ello le sumas una espera muy larga entre cada uno de ellos y una cuenta cercana a los 80€, el resultado es un comensal no demasiado satisfecho. Le deseamos mucha suerte a Mario, pero la verdad que a nosotras no nos ha terminado de convencer.

KAPPO
C/ Bretón de los Herreros 54 (Chamberí)
28003 Madrid
Tel. 910420066

Fotos: Mad Queens y Facebook de Kappo