viernes, 27 de julio de 2018

CARBÓN NEGRO

El rotundo éxito de la nueva gran apertura del año en la capital ha sido la culpable de que hayamos conocido Carbón Negro hace pocas semanas, sus mesas están casi siempre abarrotadas y reservadas. Y la verdad, no nos extraña, la renovación absoluta de la mítica cafetería La Flecha ha sido colosal. Un resultado digno de alabar a sus promotores, varios de los socios del grupo Larrumba (Chiqui Calleja, Charly Saiz y Fernando Nicolás) asociados para esta empresa con Alejandro Alburquerque. Está claro que en esta ocasión este grupo de socios con trayectorias de éxito apuestan aquí no sólo por un restaurante precioso con un ambiente muy apetecible, sino que añaden un plus que se echaba de menos en sus anteriores apuestas, calidad gastronómica. 


¡Qué no decir de este impresionante local reformado durante meses por Proyecto Singular! La situación es perfecta, las posibilidades eran amplias y las han sabido aprovechar con muy buen gusto y buenos materiales. El espacio es tremendamente luminoso gracias al predominio del cristal que recorre todo el restaurante. Una gran barra de mármol preside la planta baja de las tres que componen Carbón Negro, la rodean mesas altas dispuestas para dar movimiento a toda la clientela que se dispone, sin reserva, a picotear o probar alguno de sus platos. Los diferentes niveles superiores son algo más elegantes, dentro de un clima informal, fresco y con clase a la vez.


Habíamos oido rumores sobre la falta de rodaje del servicio y la cocina de Carbón Negro, pero siendo sinceras, nosotras no advertimos ya ese caos, que han debido solventar. Seguro que su jefe de sala, David Aguilar (con largo pasado en Combarro) ha tenido bastante que ver en esto.

El servicio nos pareció atento y eficaz, los tiempos de espera adecuados y las recomendaciones recibidas también. El ambiente es muy variado y animado, mesas familiares, de amigos y parejas se reparten por todo el espacio. El restaurante cuenta con rincones para cualquier tipo de ocasión.


La protagonista indiscutible de la carta es la parrilla, acristalada también, método que a MQs nos encanta por lo que estamos felices de que se estile cada vez más a nuestro y vuestro alrededor. Carnes, pescados, mariscos y verduras tienen todos hueco en las profesionales parrillas dominadas a la perfección por Gonzalo de Armas, que aprendió muy bien ese arte en nuestro querido Filandón. Lo mejor de este tipo de cocina es que no permite trampa ni cartón, el buen producto es la clave del éxito y Carbón Negro lo tiene. Nosotras elegimos:
  • Ensaladilla rusa clásica (bien para empezar)
  • Croquetas de jamón iberico (muy bien, y una buena croqueta nunca es fácil)
  • Txistorra de Arbizu a la brasa (muy buena, os lo dice una navarra)
  • Berberechos de la ría (exquisitos)
  • Chuleta de vaca vieja de Jaizkibel (nos gustó, aunque algo grasa)
  • Rape de barriga negra (buen producto pero algo insípido)
  • Tarta cremosa de queso (riquísima)
El precio medio por persona es de 60€ con vino.


EL VEREDICTO DE MAD QUEENS ES 7,5/10: Carbón Negro es un lugar para tener siempre presente entre las opciones para ir. Su espacio polivalente se adapta a lo que estéis buscando en cada momento. El restaurante es súper agradable, bonito y cómodo, el servicio es atento, la comida rica y el ambiente estupendo ¿Qué más queremos? Tenemos muchas ganas de volver y reservar en su terraza, ya en funcionamiento.


CARBÓN NEGRO
C/ Juan Bravo, 37 (Barrio de Salamanca)
28006 Madrid
Tel. 910885860


Fotos: Mad Queens y Facebook de Carbón Negro

viernes, 15 de junio de 2018

DSTAGE

Se acerca la fecha del cuarto cumpleaños de uno de los restaurantes más especiales de Madrid para Mad Queens. Dstage se inauguró un 1 de julio para ofrecernos desde entonces grandes Days to Smell, Taste, Amaze, Grow & Enjoy. El enorme chef vasco Diego Guerrero con ya dos estrellas michelín, y una carrera gastronómica excelente, había pasado por Lasarte de Martín Berasategui, Goizeko Kabi y el Club Allard, cuando decide montar su propio espacio. Un lugar donde reina la cercanía, informalidad y sobre todas las cosas, una alta cocina elaborada, original, sorprendente y exquisita.


El local situado en pleno barrio de las Salesas te engancha nada más entrar con su look industrial neoyorkino. Protagonistas del espacio son el ladrillo visto, el acero, los sillones de cuero y las sencillas mesas y sillas de madera. La luz, que MQs valoramos tanto, es perfecta, cálida y con las mesas iluminadas por puntos de luz.


El servicio nos encantó, es cercano y muy amable. Los tiempos entre plato y plato son adecuadísimos para un menú degustación y no cometen ese exceso pedante de explicarte cada plato durante 15 minutos interrumpiéndote cualquier conversación o momento para hacer evidente que lo que tienen que decir es mucho más importante. Los platos se describen brevemente porque prima tu propia impresión de la experiencia.



En Dstage no existe una carta inicial. La decisión se encuentra entre tres menús de degustación: Dtaste de 12 platos (95€ persona), Dstage de 14 platos (125€ persona) y Denjoy (150€ persona). Nosotras elegimos el Dtaste y os aseguramos que podíamos con un plato más, aunque todos estaban buenísimos. Al final de la visita te entregan el menú que has probado con el vino elegido y una púa de guitarra, un detalle muy rockero que nos gusto muchísimo.
 
El menú de nuestra visita en marzo de 2018 fue:

En el bar,

  • Marisco de día: Navajas al natural con dasdi de apio y leche de almendra (refrescante para comenzar)
En la cocina,
  • Cebiche de carabinero en roca de sal y coral de rocoto (espectacular)
En la mesa,
  • Mochi de mole dulce, mais y tuba (curioso)
  • Tomate garum (muy bueno y sabroso)
  • Chawanmushi de pulpo y coral carabinero (excelente, todo lo que cocinan con carabinero esta de suerte)
  • Re-pollo & morrillo de salmón (bien)
  • Morcilla de Beasain, puerro joven y ceniza (muy rico)
  • Bacalao en salmuera a la brasa con jugo ibérico de kombu (no fue lo que mas nos gustó)
  • El solomillo del carnicero (carne de muy buena calidad y cocinado de forma muy original)
  • Melón y remolacha fermentada (muy fresco)
  • Maíz (con algodón de azúcar, de repetir sin parar)
  • Ajo morado (toque final dulce)
  • Phincas 2014 (Rioja)
Precio medio por persona: 120€ con vino.


EL VEREDICTO DE MAD QUEENS 9/10: Para nosotras Dstage es el lugar donde ir y repetir para celebrar momentos importantes, cuando quieres ser sorprendido o simplemente cuando quieres comer muy bien en un ambiente relajado sin corsés. Es sin duda una cocina elaborada, pero sin exceso de formalidades y con un precio muy competitivo en el campo de los estrellas Michelin de Madrid. Nos parece también muy buena opción para hacer un regalo especial a alguien.


DSTAGE
C/ Regueros, 8 (Las Salesas)
28004 Madrid
Tel. 917021586
Web

Fotos: Facebook de Dstage y Diego Guerrero, Mad Queens

viernes, 1 de junio de 2018

CHARRÚA



El dúo coruñés responsable del éxito del bar crudo Cannibal, se ha embarcado en un nuevo proyecto, replicando en la capital otro de sus restaurantes, el CHARRÚA, un concepto de cocina a la brasa que se está poniendo muy de moda en Madrid. Como ellos explican en su carta, los charrúas eran una tribu uruguaya que veneraba el fuego y de acuerdo con esta temática, en Charrúa ofrecen una cocina de parrilla y brasa con una calidad que nos ha impresionado bastante.


En el espacio que antes ocupaba un bar que pasaba completamente desapercibido en la Calle Conde de Xiquena, una reforma espectacular ha dado lugar a un sitio muy acogedor y aunque pequeño, bastante cómodo. Tiene un solo espacio presidido por una barra en la que se puede comer, con vistas a las brasas, y mesas bajas. Cambia mucho del día a la noche, en la que ganan protagonismo las velas y la luz baja, dando un ambiente romántico, que nos encantó a las Queens.


El servicio es muy amable y conoce al dedillo la carta para hacer las recomendaciones más adecuadas a los clientes. Por ponerle un pero, en nuestras dos visitas la atención fue un poco lenta, tenían el local lleno y los tiempos de espera eran un poco largos, sobretodo entre los entrantes y el segundo.


Como ya os hemos contado, la especialidad es la cocina a la brasa, con lo cual, aquí la materia prima es la gran protagonista. La carta abre con verduras y ensaladas y directamente pasa a los distintos cortes de carne, de muchos sitios del mundo (EEUU, Alemania, Argentina, Australia) y como no, nacional. Queremos hacer mención especial a los aperitivos, aceitunas con anchoa "de verdad" hechas por ellos y una mantequilla, también de la casa, insuperable. Atención especial al pan.
Lo que las Queens pedimos:
  • Alcachofas a la brasa (exquisitas)
  • Tomate de temporada con ajo (sencillo y riquísimo)
  • Chorizo criollo (con poquísima grasa y delicioso)
  • Tres cortes de carne: Picaña Black Angus, Cabeza de Lomo Angus y Lomo Alto Nebraska (buenísima la carne y su punto)
  • Tarta de queso (tipo flan, rica pero no nos emocionó)
  • Key Lime Pie (con un intenso sabor a limón,  muy rica)
  • Panqueques de dulce de leche (buenísimos, pero una bomba).
El precio medio con vino/cervezas es de 45-50€ por persona


EL VEREDICTO DE MAD QUEENS: 8,5/10 Charrúa ha sido una gran sorpresa para las Queens, es la combinación perfecta de materia prima top con elaboración adecuada que respeta su sabor e incluso o ensalza. En una frase sencilla: en Charrúa se come fenomenal. Si a ello le añades un local precioso y un servicio amable, no hay excusas para no ir a conocerlo. Como puntos a mejorar, la rapidez del servicio y la temperatura del local, que en las mesas cerca de las brasas es un poco alta.


CHARRÚA
C/Conde de Xiquena, 5 (Chueca / Salesas)
28004 Madrid
Tel. 91 279 1601
Web



Fotos: Charrúa Madrid

viernes, 25 de mayo de 2018

ARALLO TABERNA


¿Creíais que ya lo habíais visto todo en el formato de comida callejera? Pues quizá no... la nueva vuelta de tuerca llegó en la segunda mitad de 2017 a Madrid de la mano del grupo gallego Amicalia (responsables de otras joyas como Alabaster) y parece que van a quedarse mucho tiempo, dado el éxito.
Su idea es la de la "cocina contaminada" pero, que no os asuste el concepto, porque se trata de una contaminación gastronómica, esto es, que a un producto gallego de toda la vida, le añaden otras técnicas e ingredientes traídos de fuera, una combinación de lo más apetecible.


A las Queens nos suele gustar bastante el concepto de barra en la que ves cómo se cocina (siempre que no te lleves el olor a casa, cosa que no pasa en Arallo) y aquí es la absoluta protagonista del espacio. Os la recomendamos si no sois más de dos, porque si no, es mejor el espacio que tiene de mesas bajas al fondo del local.

El sitio es bastante oscuro, pero nos pareció adecuado tanto para comidas, como para cenas. El estilo es muy relajado, con aires callejeros en la línea del graffiti o la barra de hormigón, así que no esperéis encontrar nada serio, sino más bien lo contrario.


El servicio es del estilo de otros sitios también orientados a la comida callejera, como Nakeima o StreetXo, camiseta negra con logo de Arallo, tatuajes y proximidad absoluta con el cliente. Debemos decir que estuvieron muy atentos y sus recomendaciones dieron en el blanco.


Centrándonos ya en el apartado de las comidas, tiene una carta bastante variada en la que se dividen los platos por su forma de elaborarlos: al vapor, a la brasa, las frituras, a la sartén y los fríos. Tienen tamaño ideal para compartirlos (y no quedarte silbando) y eso es lo que hicimos las Queens:
  • Empanadillas de chocos en su tinta (hacía mucho que no tomaba una masa como esta, un imprescindible)
  • Croqueta nigiri de merluza (muy original y cremosa, choca la merluza en crudo, pero no dejéis de pedirla)
  • Tartar de carabinero y jicama (fresco y muy bueno)
  • Canelón de liebre con foie y champiñones (espectacular textura y sabor)
El precio medio con vinos/cervezas y sin postre -porque no hay- es de 35€


EL VEREDICTO DE MAD QUEENS 8/10: Si bien Arallo no es el sitio al que llevaríamos a comer a nuestros padres, lo vemos perfecto para quedar a tomar algo en pareja o un grupo de amigos (ya han entrado en razón y ahora se permiten las reservas). Los platos que hemos probado las Queens nos han parecido riquísimos y muy originales. Un apunte negativo que queremos comentar  es la incomodidad de la barra y que no tienen ni postre ni cafés, aún así bien vale la visita uno de sus cócteles como final de la comida. Volveremos seguro a probar las novedades de la carta con producto de verano.
 

ARALLO TABERNA
C/ de la Reina, 31
28004 Madrid

Fotos: Mad Queens y Arallo Taberna Facebook