viernes, 19 de diciembre de 2014

CHUKA RAMEN BAR


Las Queens oímos continuamente quejas a nuestro alrededor sobre la poca originalidad de los restaurantes que se abren últimamente, opinión que compartimos en bastantes ocasiones. Por eso nos encanta descubrir sitios proyectos originales e innovadores como Chuka, uno de los primeros bares de ramen auténticos recién instalado en la calle Echegaray.

Chuka es una variación japonesa de la sopa china  chuka soba que crearon algunos emigrantes chinos a principios del siglo XX cuando viajaron a Japón. Los distintos tipos de ramen, compuestos por diferentes caldos, noodles e ingredientes añadidos a gusto del autor, son claramente la especialidad de Chuka, aunque sus buns y gyozas tienen también bastante protagonismo en su carta, que es, como dicen ellos una interpretación de la cocina chuka.


A cargo de todo el concepto, la cocina y la decoración encontramos a John Husby, Rodrigo García Fonseca (os invitamos a cotillear las fotazas que hace en su perfil de Instagram) y Lorena Mauri que, tras su experiencia en cocinas internacionales y nacionales en Nueva York, San Francisco, San Sebastián y Madrid se han lanzado a emprender su propia aventura gastronómica.


La decoración del local es sencilla pero te traslada rápidamente a un ambiente oriental, como de taberna japonesa. Tiene una cocina a la vista, pequeñita y un espacio en cuya decoración la madera es la protagonista, con mesas altas metálicas y alguna mesa baja presidida por un dibujo de una japonesa -creemos- probando ramen. Es una pena que hayan conservado el suelo original del restaurante japonés que estaba allí anteriormente, desde nuestro punto de vista, rompe con la armonía del lugar.


El servicio fue estupendo. Estuvimos atendidas en todo momento y muy bien recomendadas, ya que la propia Lorena está pendiente de todos lo que pasa en la sala incluso atiende personalmente alguna de las mesas. No hacen reservas, así que si queréis conseguir una mesa tenéis que ir pronto (nosotras estuvimos allí a las 21 -no en fin de semana- y no tuvimos problemas).


Como os hemos contado, en la carta de Chuka vais a encontrar unas gyozas espectaculaes, dumplings cocinados al vapor, bao buns y pan taiwanés al vapor con distintos rellenos, el ramen y algún plato de temporada como el pato o las ostras. A nosotras nos encantó todo lo que probamos, que fue lo siguiente:
  • Gyozas de butifarra y cebollino chino (exquisitas)
  • Bao bun de langostino tigre (también imprescindible)
  • Bao bun de shiitake (nos gustó más el de langostino)
  • Ramen Shoyu: consome con panceta de cerdo, fideos, huevo y cebolleta china (el que más nos gustó)
  • Ramen Miso Dashi: vegetal con fideos, albóndigas vegetales, huevo y cebolleta china (muy rico también)
  • Ramen Hiyashi chuka: seco con fideos fríos y salchicha fresca picada (estaba bueno, pero fueron mejor los anteriores, nos gusta más con caldo)
  • Mochi doughnut (donut frito con helado de limón, para repetir)
Eramos 4 personas y el precio medio por persona fue de unos 25€, con varias cervezas japonesas por persona. Nos faltó probar sus cocktails, pero volveremos a por ellos.


EL VEREDICTO DE MAD QUEENS 8/10: El concepto que ha creado Chuka nos ha encantado a MQs, los ramen-bar que había en Madrid eran más bien cutres y con una calidad de cocina bastante dudosa. En Chuka, en cambio, el espacio es muy agradable y la comida no puede ser más original y rica. Nos gustó que, siendo un restaurante de corte asiático pero con algún guiño a España (véase las gyozas de butifarra). El único pero que le ponemos es el olor a fritanga con el que nos fuimos a casa...muy chula la cocina abierta pero terrible la peste, esperemos que tomen nota, porque las Queens queremos repetir pronto.


CHUKA RAMEN BAR
C/Echegaray 9 (Barrio de las letras)
28014 Madrid
Tel. 640 651346

Fotos: Mad Queens, Chuka y pinterest.