viernes, 25 de noviembre de 2016

AMAZÓNICO


Independientemente de que lleve abierto varios meses, Amazónico sigue ocupando el número en el cartel de moda gastronómica de la capital. Sus codiciadas mesas son  dificilísimas de conseguir, recibiréis siempre un "no tenemos ninguna mesa para hoy, para mañana ni para dentro de dos meses...", salvo que insistáis avispadamente o llaméis con mucha antelación. En nuestra visita al restaurante una pareja que cenaba en la mesa de al lado estaba escandalizada porque la primera vez que llamaron para reservar les dijeron que no tenían mesa hasta marzo de 2017 ¡increíble!. La verdad es que Marta Seco y Sandro Silva van de éxito en éxito y cada nueva apertura parece superar la anterior.


La sensación de estar de viaje por el nuevo continente cuando te encuentras en Amazónico es realmente auténtica, nadie mejor que Lázaro Rosa Violán para conseguirlo. Un espacio cálido lleno de plantas por todas partes, que aunque el plástico del que están hechas desluzca la estética, todo el conjunto con su cocina abierta, sillas de terciopelo verde, maderas y lamparas con flecos, crean un ambiente embaucador.


El servicio, a pesar de ser incontable y recibir todo tipo de atenciones por parte de la empresa, fisioterapia incluida, no es muy destacable. Están demasiado ocupados y distraídos, no te sientes cuidado ni atendido en condiciones, van demasiado rápido y muchas veces parece que quieren acabar para que te levantes de la mesa rápido.


La carta es bastante grande, tiene bastantes cosas para compartir, con muchos toques del nuevo mundo, como no pueden faltar, dada la temática del restaurante. Nosotras elegimos:
  • Ojo de bife a la parrilla (la carne estaba muy buena y en su punto)
  • Usuzukuri de Hamachi - tiradito de pez mantequilla con tomate (muy sabroso)
  • Ensalada amazónica - tomate confitado, mango y aguacate (exquisita, un must)
  • Chaufa integral de pato (muy original)
  • Moqueca de pescado (muy rico y con un arroz exquisito que le acompañaba)
  • Curry de langostinos de río al coco (excelente también, la verdad es que ordan este tipo de platos)
El precio medio por persona es de 60-70€ con vino.



EL VEREDICTO DE MAD QUEENS 6/10: El local de Amazónico es impactante, los que lo conocéis, lo sabéis y los que no, las imágenes hablan por sí solas. No obstante, no es oro todo lo que reluce aquí y aunque reconocemos que es un sitio que no podéis dejar de conocer, tiene alguna pega que os destacamos a continuación. La primera, los precios, demasiado altos para el tipo de comida que ofrecen (no dudamos de su calidad, pero 70€ por persona, son palabras mayores), incluso tomar un vino es su barra asciende a la cantidad de 5€ la copita, y la otra es el servicio que parece estar más centrado en una rápida rotación de las mesas que en lo que importa, que es el cliente. Os recomendamos Amazónico para tomar una buena copa en su parte de abajo, una especie de club de jazz con actuaciones en directo, de lo más apetecible. Ojo a la terraza del patio de atrás también, que va a dar mucho que hablar.

AMAZÓNICO
C/Jorge Juan 20
28001 Madrid
Tel. 915154332

Fotos: Mad Queens y Madrid a la Carta