miércoles, 15 de octubre de 2014

EL VELÁZQUEZ 17




El Velázquez 17 es uno de esos restaurantes que aparecen de repente y no paran de sonar de boca en boca y en las redes sociales (abrió sus puertas hace muy pocas semanas), así que las Queens estábamos inquietas por ir y aprovechamos la celebración de un cumpleaños para comprobar personalmente qué tal era.

El hecho de que lo hayan abierto los mismos dueños del Murillo Café era un reclamo más que suficiente para una visita de las Queens. Os recordamos aquí nuestras favorables impresiones sobre Murillo, mantenidas a lo largo de muchas visitas bastante recientes.


La decoración es uno de sus principales atractivos, es uno de esos sitios que te impresiona positivamente al entrar. Techos altísimos que dan una gran amplitud al espacio, un papel pintado muy divertido de loros y palmeras, suelo de mármol en damero, una barra repleta de tentaciones y diversos trofeos de caza, que nos encantan, le dan al sitio un ambiente encantador. Las mesas son redondas y rectangulares y recuerdan a un bistró francés, pero respetando la distancia de seguridad para preservar la intimidad de cada una.


Sabéis que a MQs nos gusta la iluminación tenue, pero aquí la luz es excesivamente baja, las lámparas del techo no tienen suficiente luz y las pequeñas velas de las mesas no consiguen iluminar adecuadamente, no puedes ver bien lo que hay en la mesa. La comparación con Murillo nos ha sido inevitable, en nuestra opinión, más acogedor y personal.

El servicio fue normal, no destacamos nada positivo ni negativo.


La carta es muy variada, quizá demasiado, tienen todos los platos que os podáis imaginar, cuesta decidirse por algo entre tanta oferta: tapas, pizzas, risotto, pasta, huevos, sandwiches, carnes y pescados. Cuando finalmente nos decidimos, lo hicimos por:
  • Huevos rotos (estaban ricos)
  • Sopa de cebolla (el queso estaba quemado, estropeó la sopa y la tuvimos que devolver)
  • Focaccia (estaba seca y dura)
  • Mini-hamburguesitas (muy pasadas)
  • Ensalada de tomate y ventresca (muy fresca y con buen tomate)
  • Carpaccio de pez mantequilla (tanto jengibre que sabía a colonia)
  • Bomba de chocolate con helado (buenísimo)
El precio medio con vino suele rondar los 30-35 por persona.

EL VEREDICTO DE MAD QUEENS 5/10: Como ya habréis comprobado a lo largo del post, El Velázquez 17 nos ha decepcionado, es posible que al conocer Murillo, tuviéramos expectativas muy altas. La oferta gastronómica es poco original y los platos tampoco nos conquistaron, nos pareció que la cocina es poco elaborada. Éste es uno de esos casos que os hemos reseñado otras veces, la carta parece sacada de cualquier otro restaurante de nueva apertura, porque ofrece muchas cosas ya vistas (la burrata, el tartar de atún con aguacate, el pez mantequilla o la hamburguesa, etc.), ¡queremos probar cosas nuevas!. La decoración convenció sobradamente, salvo por el detalle de luz escasa, el restaurante es una preciosidad, especialmente por la noche y eso hace que el restaurante salga del umbral del suspenso. No sabemos si a las Queens nos van a ver mucho por V17.

EL VELÁZQUEZ 17
C/ Velázquez, 17 (Barrio de Salamanca)
28001 Madrid
Tel.  914316816

Fotos: Mad Queens