viernes, 12 de septiembre de 2014

CELSO Y MANOLO

Los que hayáis caído en uno de sus locales en Santander (Días Desur, El Machi, DeLuz) o Madrid (La Carmencita) sabéis de lo que os hablamos, el grupo DeLuz hace algo maravilloso con cada local que toca, ya lo hemos comprobado las Queens en muchas cenas y comidas en ellos.

En esta ocasión, con la apertura de Celso y Manolo (nombre elegido en homenaje a sus antiguos propietarios) han querido recuperar una tasca de toda la vida, del barrio de Chueca, modernizándola a su manera, pero al mismo tiempo manteniendo un halo de tradición entre sus paredes -de ahí que el concepto siga siendo de tasca-.


Como os hemos comentado antes, DeLuz es la empresa familiar de los hermanos Zamora (Lucía, Carlos y Pablo), totalmente implicados en todos los proyectos que llevan a cabo. Y no están solos en el camino, su madre, María, apoyada por su mano derecha, Merche, son las encargadas de la decoración. En el caso de Celso y Manolo han buscado detalles dentro y fuera de España para darle al local este carácter novelesco y acogedor a la vez.

A nosotras nos gustó a simple vista, aunque os avisaremos de que los taburetes que tienen para sentarse en las mesas no son nada cómodos y la luz es algo triste incluso de día.


La atención fue rápida, sincera en sus recomendaciones y amable. Los camareros son bastante jóvenes y con ganas de agradar a los clientes y eso se agradece bastante, que para eso salimos a pasar un buen rato.

Cuentan con un magnifico coctelera llamado Sega que hará realidad todos vuestros sueños alcohólicos y no alcohólicos.


La carta, como en su hermano mayor, La Carmencita, es enorme, para nuestro gusto tanto que la indecisión es enorme. Tienen de todo: huevos, marisco, ensaladas, tomates, patés, bocadillos, carnes ¿os parece poco? pues aún hay más: arroces, quesos, caza y embutidos. En cuanto a las bebidas, aparte de una carta de vinos bastante interesante, como buena tasca le han dado mucho protagonismo a su vermut artesanal, que no debéis dejar de probar.

Lo que nosotras pedimos:

  • Cata de 4 tomates (con 4 aceites y 4 sales): frescos y sabrosos.
  • Tabla de quesos de pastores invencibles, concretamente Idiazábal: exquisitos todos.
  • Taquitos de chuletón con flor de sal y patatas rejilla: muy buena carne.
  • Carpaccio de roast beef de ternera eco y mostaza violeta.
  • Pepito de ternera en V.O: nos decepcionó. Pan blandengue.
  • Degustación de tres chocolates: de repetir.
  • Crema catalana: muy conseguida.

Los platos se sirven en raciones pequeñas con precios muy accesibles que permiten probar todos los antojos que tengáis (platos entre 5€ y 13€). Aunque con vino, vermut...el precio medio puede ser de 25€ a 30€ por persona.


EL VEREDICTO DE MAD QUEENS: 6/10. Reconocemos que nos habíamos hecho muchas ilusiones al pensar que era el hermano pequeño de La Carmencita y nos decepcionó un poco. El sitio es muy bonito aunque, como ya os hemos dicho, un poco incómodo -por el poco espacio que hay y por los dichosos taburetes-. La comida estuvo bien pero nada nos impactó o nos sorprendió. No está mal si queréis ir de cañas o de aperitivo por la zona de Chueca-Malasaña, porque podéis tomar una caña (o el vermut) en la barra con una tapa y luego ir al bar siguiente.


CELSO Y MANOLO
C/Libertad, 1 (Chueca)
28004 Madrid
Tel. 91 531 80 79

Fotos: Mad Queens & Celso y Manolo