miércoles, 5 de febrero de 2014

NAKEIMA

 

Intentamos cenar un par de veces en Nakeima sin éxito, lo que se convirtió en una especie de obsesión para las Queens. Teníamos que conocer el nuevo restaurante que estaba haciendo arder a la prensa y a las redes sociales y por fin el milagro sucedió la semana pasada.
 
Con esto que os hemos contado, ya podréis suponer que conseguir sitio en Nakeima es casi misión imposible. Sólo hay lugar para 20 personas en cada comida y no admiten reservas, lo que provoca que se forme una cola en la puerta para probar su cocina asiática "al momento", un hito en estos tiempos, teniendo en cuenta que llevan abiertos poco más de 3 meses. Nosotras os recomendamos que vayáis sobre las 20 y no tendréis problema en que os asignen un sitio (también ellos nos comentaron que los mediodías suelen estar menos solicitados).


Nakeima es la historia de dos viejos amigos, que soñaron con su proyecto una noche cualquiera entre copas. Gonzalo García -al mando de los fogones- con  ya una más que sobrada experiencia en locales tan reconocidos como Nikkei 225 y Luis Gómez-Bua, licenciado en derecho que ejerce como cabeza pensante o lo que es hoy llamado empresario gastronómico, son el alma del restaurante o como ellos dicen, Dumpling Bar.


Han dado prioridad total a las materias primas con las que cocinan sobre otras muchas cosas, entre ellas el diseño del local, que raya casi el cutrerío: una barra y una mesa alta, la cocina al fondo y poco más mobiliario, en un sitio prácticamente desangelado. Es más, cuando paséis por la puerta es difícil que os llame la atención, ya que parece que está cerrado, como podéis ver en la foto de abajo.
 
Os advertimos un par de cosas que no nos gustaron: la primera es que como en Nakeima se come en la barra, a veces te toca taburete y a veces no (nosotras comimos de pie en la extensión de la barra, que es la nevera de la comida, que nos pareció curioso!). La segunda es el olor de fritanga mortal que cogió todo lo que llevábamos puesto (incluido el bolso). De acuerdo que la experiencia Nakeima es inolvidable, pero con el olor que nos llevamos de recuerdo, os garantizamos que no nos la podíamos quitar de encima en bastante tiempo...


Además de Luis y Gonzalo, Roberto Martínez, formado en afamadas cocinas como Nikkei 225 o DiverXo, actúa como la mano derecha de Gonzalo.
 
Os informamos también que el resto de camareros que nos atendieron son muy cercanos, te explican todo con mucha sinceridad y precisión. Es un equipo muy joven que transmite su ilusión en todo lo que hacen.


La comida es algo que no se parece a nada que hayamos probado las Queens antes (vaya por delante que no hemos estado en StreetXo y todo el mundo dice que se parece bastante). Definitivamente su estilo tiende hacia lo asiático, pero con toques de América latina, Europa y, por supuesto, España. Suelen terminar los platos en la barra y son completamente sorprendentes, nos encantaron.

No tienen carta, sino una pizarra con las sugerencias que tienen cada día, aunque tienen fijos que siempre salen de su cocina. Lo que nosotros escogimos:
  • Nigiris preparados al momento (Ibérico, carnívoro y gamba al ajillo)
  • Tataki de pez mantequilla (con un toque de brasa buenísimo)
  • Un palo (yakitori de pollo con ají y cacahuete)
  • Saam Wagyu (mini hamburguesa con salsa de pimiento y láminas de atún japonés)
  • Bunwich Mr. Chang (sandwich de inspiración china con panceta cocinada varios días a 69 grados)
  • Cheesecake "in your face" (preparada al momento delante de ti)
  • Ananas asadas (piña asada con ingrediente secreto)

Nosotras pagamos 40€ cada una, con un par de vinos/cervezas cada una y una copa. Los platos no son caros y el precio medio varía según la cantidad que pidáis y las bebidas alcohólicas, como siempre. Nos contaron que proximamente habilitarán la parte de arriba del local, que funcionará con reserva y un par de menús cerrados, la barra se mantendrá con la misma metodología (por si os habíais hecho ilusiones).


NAKEIMA
C/ Meléndez Valdés, 54 (Barrio de Argüelles)
28015 Madrid
Tel. 620709399
Facebook

 Fotos: Mad queens y facebook Nakeima