miércoles, 29 de enero de 2014

A VÁNVERA


Caímos en este restaurante italiano por recomendación de un italiano, que en su día nos aconsejó  conocer Don Giovanni, así que entenderéis que reserváramos inmediatamente en Avánvera. Es un sitio poco conocido porque lleva poco tiempo, pero creemos que su cocina de recetas italianas diferentes (obviamente se sale de lo que es la pasta y la pizza) va a dar mucho que hablar.

El alma máter de Avánvera es Luigi Bertaccini (cuyo mentor es Andrea Tumbarello, del mencionado Don Giovanni), un italiano afincado desde hace tiempo en Madrid, que dejó su carrera profesional -muy exitosa- en la dirección financiera de una multinacional de las telecomunicaciones por su pasión, los fogones. La historia del restaurante es parecida a la que podríamos leer en una revista y a las Queens nos conquistó. 

Avánvera, nos explicó Luigi, tiene varios significados en italiano pero ninguno se relaciona con el tema culinario, a él simplemente le gustó su sonido brillante. La palabra indica hacer o decir algo sin reflexionar previamente y la acepción que más nos gustó a las Queens es "parlare a vánvera", que significa hablar sin sentido, vamos, sin tener ni idea.


El restaurante es pequeño, con pocas mesas y con una decoración muy sencilla: paredes blancas, manteles de tela, ciertos cuadros de colores planos pintados por un amigo de Luigi, Maurizio Lanzillotta, que están también en venta y pocos adornos más, pero podemos decir que es bastante acogedor. Aunque no será el diseño de vanguardia lo que os atrape de este restaurante, si no su buena cocina y su servicio personal.

El propio Luigi fue quien estuvo con nosotras durante toda la comida, así que sólo os podemos decir decir que nos sentimos como casa (él dice que su cocina es "de amistad"). Nos atendió con mucho cariño y detalle, no faltaron respuestas para todas nuestras dudas sobre la carta y el local. Lo que más nos llamó la atención fue el entusiasmo y pasión que pone en su trabajo.


La carta está basada en la comida de la infancia de Bertaccini en su región, la Emilia-Romagna, en el centro de Italia. Nos contaba que su abuela le había enseñado muchos de los platos de la carta.

Probamos bastantes cosas y nos encantaron todas, no hubo nada que no os recomendaríamos:
  • Focaccia
  • Berenjenas a la parmesana (excelentes)
  • Piadina Rímini (imprescindible probarla)
  • Canederli (algo riquísimo parecido a las albóndigas y con un caldo...)
  • Lasagna de boletus (superior)
  • Strozzapreti -pasta- a la bolognese (para que sepáis lo que es una verdadera bolognese)
  • Tagliatelle al Ragú
  • Tiramisú
  • Morcilla de Chocolate (riquísima y también imprescindible probarla)
Tomamos vino italiano y un moscato de postre y salimos a unos 35€ por persona, un precio estupendo, considerando todos los platos que probamos y la calidad de los mismos. ¡Estamos seguras de que volveremos a Avánvera!



A VÁNVERA
C/ Zurbano, 85 (Chamberí)
28003 Madrid
Tel. 918 25 66 88
Web