jueves, 5 de diciembre de 2013

LA MARUCA


Ha abierto hace muy poco y ya llama la atención en la calle Velázquez: es ese local que tiene una terraza, una barra y un restaurante en los que no cabe ni un alfiler, vayas el día que vayas. La Maruca es de los mismos dueños que Cañadío, que ya nos causó muy buena impresión en su día a MQs (podéis ver el post aquí) y es un soplo de aire de Santander en Madrid, con un local moderno y animado, una comida de calidad y a unos precios más que competitivos.


Decorativamente hablando, se han superado a sí mismos. El estilo nórdico y armónico de La  Maruca nos gusta mucho más que los estridentes rojos de Cañadío. La parte de arriba tiene una barra larga en madera clara (donde tienen pinchos) rodeada por mesas altas que distribuyen mejor al resto de comensales. Encontraréis también aquí una parte amplia de mesas más preparadas para sentarse tranquilamente a comer y una zona muy especial que simula una biblioteca con sus sillones, su chimenea, libros, etc., muy recomendable y acogedora para picar algo o tomar una copa.

La parte de abajo se dedica en exclusiva a las funciones de restaurante, destacando aquí su reservado, amplio y acristalado, algo que hace sentir algo más privacidad pero no te aisla del ambiente. Nos encantan las fotos en blanco y negro de Santander distribuidas por todas las paredes de La Maruca y sus flores frescas en distintos puntos del local.


Respecto al servicio, los camareros de la barra han sido muy amables y rápidos en todas nuestras visitas, aunque no hemos notado la misma rapidez y efectividad en las mesas. En lo que sí son llamativamente lentos es en la preparación de las copas, es cierto que lo hacen con cariño, esmero y el precio de las mismas no es excesivo (alrededor de 7€), pero falta soltura en este campo. El encargado es un chico muy activo y dinámico, que nos causó muy buena impresión.


En cuanto al apartado gastronómico, os podemos decir que la carta es más bien tradicional y muy variada que incluye raciones para picar/compartir, pastas, arroces, verduras, carnes y pescados y en la que destacan, como es lógico por el origen de La Maruca, muchos platos cántabros. Las raciones no son muy grandes, lo que permite que puedas pedir algo de picar y luego un segundo y postre sin salir de comer "como una boa". Lo que más nos gustó a nosotras fue:
  • Rabas de Santander
  • Cecina de Liébana 
  • Anchoas de Santoña con pimientos asados de Isla
  • Ensaladilla rusa "La Maruca"
  • Pulpo a la plancha con puré
  • Callos a la montañesa
  • San Jacobo de lomo de Potes
  • Cordero al horno deshuesado
  • Pastel de puerros y gambas gratinados
  • Tartar de novilla con patatas fritas al momento
  • Tarta de limón
  • Flan de Queso (aunque no es comparable a la insuperable tarta de queso de Cañadío...)
El precio medio por persona con vino y postre es de 35-40€.


LA MARUCA
C/ Velázquez, 54 (Barrio de Salamanca)
28001 Madrid
Tel. 917 81 49 69
Web

Fotos: Mad Queens y SQ Communication