viernes, 6 de septiembre de 2013

TRICICLO

Antes de marcharnos de vacaciones de verano y coincidiendo con una noche madrileña muy calurosa las Queens caímos en Triciclo, en pleno Barrio de las Letras, en una calle que nos pareció un poco solitaria (suponemos que era por la época del año, porque normalmente suele ser una zona muy animada).

El restaurante se llama Triciclo por varias razones y una de ellas es que está dividido en tres partes: la barra, el comedor y una mesa de carpintero de madera a modo de reservado (que, en nuestra opinión no es muy reservado, ya que es zona de paso hacia el comedor). En esta mesa es donde cenamos las Queens y es verdad que es preciosa pero para cenar es francamente incómoda, por lo que esperamos que tomen la decisión de cambiarla por otra que te haga la velada más agradable.


La decoración, de tipo rústico, tiene buenas intenciones: mesas y sillas de madera, detalles de flores campestres, libros colocados en originales estanterías que son cajas de frutas, etc. pero a nosotras no nos resultó acogedora, es más, nos pareció un local desangelado, como si estuviera sin terminar.

Los camareros son muy amables, pero tenemos que decir que en nuestra visita fueron algo patosos. Cierto es que el suelo de la zona donde nos sentamos era especialmente resbaladizo, por lo que los camareros hacían auténticos malabarismos por el local, hasta que uno de ellos no mantuvo el equilibrio y vertió el contenido de una bandeja de cervezas sobre una de nuestras amigas. La verdad es que se apiadaron mucho de nuestra amiga duchada en cerveza y nos invitaron a un postre buenísimo, un arroz con leche, que uno de los cocineros aprendió con nuestro adorado Nacho Manzano (os lo recomendamos), del que os hablaremos próximamente.


Otra de las razones de su nombre es que la carta también está dividida en tres partes, mezclando entrantes, segundos y postres: los productos que tienen menos elaboración como ensaladas, carnes o frutas (del mercado al Triciclo), los que se pueden llamar "de toda la vida" (un paseo en Triciclo) y la parte internacional de la carta, con platos de varios sitios del mundo (un viaje en Triciclo).

Lo que a nosotras nos gustó más fue:
  • Ostras 
  • Mojete (ensalada manchega riquísima)
  • Ensalada de taboulé con salmón marinado
  • Ceviche de pescado blanco
  • Lomo de buey al carbón
  • Tataki de bonito
  • Arroz con leche (aunque no está en la carta...)

Nos pareció buena idea que la carta, en ciertos platos, permite pedir medias e incluso un tercio de ración, por lo que si queréis picar algo en la barra o vais en pareja, podéis probar bastantes cosas sin tener que dejar la mitad de la comida en la mesa. El precio medio por persona con cervezas y sin postre ronda los 30€, por lo que si pedís vino, el precio podría elevarse.


TRICICLO
C/ Santa María, 28 (Barrio de las Letras)
28014 Madrid
Tel. 910244798

Fotos: Facebook Triciclo