viernes, 8 de noviembre de 2013

EL PATIO DEL FISGÓN



Abierto hace apenas dos meses, MQs nos hemos adentrado ya a fisgonear que se cocinaba en el interior de este estupendo patio. Os adelantamos que las conclusiones de nuestros cotilleos han sido globalmente muy positivas.

Lo que más nos conquistó fue sin duda el lugar, principalmente por su diseño, distribución y decoración, algo que no es de extrañar, ya que ha sido realizado de la mano de los hermanos Oliver Bultó. El estudio Foxium arquitectura a cargo de Álvaro Oliver Bultó se encargó del proyecto, mientras que Bruno Oliver Bultó y su Abracadabrastore llevaron a cabo la parte de decoración con un genial resultado final.


El local está dividido en tres partes: una primera presidida por una gran barra donde se puede comer  rodeada por mesas altas con sus taburetes; la zona principal y más bonita es la parte del patio con mesas y sillas típicas de un café francés que se mezclan con otros estilos más rústicos de mesas de madera y sillas forjadas en hierro y lámparas marroquíes. Lo que más nos gusta de esta parte es la chimenea central y su pared a modo de jardín vertical y lo que menos es que las mesas están demasiado juntas y algunas -las destinadas a dos comensales- resultan demasiado pequeñas. 

La tercera parte es un reservado para unas doce personas al que llaman "El Clandestino", muy acogedor, ideal para un encuentro entre amigos. Nosotras lo tenemos muy en mente para futuras reuniones.


El servicio fue muy atento y rápido, los camareros conocen la carta a la perfección y saben aconsejarte estupendamente. También conocimos al chef, que de forma muy cercana nos preguntó por nuestra experiencia y nos aconsejó volver los días de menos bullicio, muy simpático. 


La carta es amplísima, podéis encontrar de todo: raciones para compartir, pizzetas, ensaladas, sandwiches, carnes, pescados, pastas y arroces, no hay excusa para decir "no hay nada que me apetezca" ante semejante variedad. Incluso tienen un menú depurativo, que consiste en pollo a la plancha o tortilla francesa con ensalada y fruta, una idea genial para curarse de los excesos. Mención especial para los postres, todos caseros y muy ricos.

De todo lo que probamos nos quedamos con:
  • Rollitos artesanos de pato
  • Palitos de pollo con salsa fisgón (aunque la salsa nos pareció un poco líquida)
  • Hamburguesa
  • Cheesecake Fisgón

El precio medio con vino ronda los 35€. También sirven copas normales y premium con precios desde los 7 hasta los 14€.


También, en nuestro amplio fisgoneo hemos probado el brunch, al que sólo podemos piropear. Todo estaba buenísimo, con una gran variedad de platos y una cantidad más que suficiente. Se compone de los siguientes platos:
  • Bollería, pan y mermelada
  • Huevos benedictine al gusto
  • 1/2 ensalada césar
  • Patatas fritas
  • Roast beef con salsa fisgón
  • Zumo de naranja y café o té
El precio del brunch es 21,50€, bebidas aparte.



EL PATIO DEL FISGÓN
C/ Don Ramón de la Cruz, 26 (Barrio de Salamanca)
28006 Madrid
Tel. 915 77 63 74

Fotos: Mad Queens y facebook del Patio del Fisgón